Becas de Doctorado Industrial

5 (100%) 3 votes

Termina enero y con ello los exámenes de la primera parte del año académico. Supongamos – si no es mucho pedir – que habrán ido bien y que estarás ya a punto de acabar ese máster que tanto te has sudado. Sigamos suponiendo y vayamos a pensar que estás ya meditando qué va a ser de tu vida cuando llegue junio… O septiembre, de acuerdo.

Hoy te traemos una opción que puedes tener en cuenta y que cada vez es más interesante: el doctorado industrial.

¿Para quién?

  • Terminas el máster este año.
  • Sientes curiosidad por la investigación pero también te atrae el mundo empresarial.
  • Te apasiona la parte de la investigación que puede llegar a producir innovaciones en el mercado de forma directa.
  • No quisieras verte atrapado en el mundo académico sin haber salido un poco al mundo de la empresa.

Si has contestado sí a las anteriores preguntas, te recomendamos decididamente optar por un Doctorado Industrial.

¿Qué es un Doctorado Industrial?

Aunque en el resto de Europa ya lleva años implantado – en Dinamarca y Alemania hay bastantes – en España es relativamente reciente. Llegó de la mano primero de la Generalitat Catalana (beques de Doctorat Industrial) y luego el Ministerio de Economía (Ayudas para contratos para la formación de investigadores en empresas) también lo propuso poco después.

En general:

  • Realizarás tu doctorado en estrecha colaboración entre la empresa y la universidad.
  • Serás un trabajador más de la empresa en la que te ubiquen con esas cosas tan apreciadas para los estudiantes como un salario, vacaciones… y también toda la responsabilidad que conlleva ser un trabajador más.
  • La duración del doctorado estará limitada por la duración de la subvención. Ojo al dato: tú no eres un becario (como en las becas de La Caixa, por ejemplo), eres un trabajador de una empresa que recibe una subvención por contratarte para tareas de investigación dirigidas a la consecución de un doctorado.
  • Tendrás un titulito muy majo de Doctorado Industrial en X.
  • La subvención incluye fondos para que puedas hacer estancias en instituciones de investigación extranjeras.

¿Y después?

Las salidas profesionales ya dependen mucho de lo que hayas hecho durante los aproximadamente tres años de doctorado. Pero las opciones son amplias:

  • Quedarte en la empresa en la que estás.
  • Ficharte por alguna empresa cliente de la que estás.
  • Intentar meterte en el mundo académico.

Míralo de esta forma: las salidas pueden llegar a ser las mismas que en las del caso de un doctorado tradicional, pero también tienes pie y medio dentro de la empresa. Eso abre puertas.

¿Cómo se consigue?

Las empresas suelen lanzar ofertas específicas al respecto. Además, la Generalitat Catalana también publica todas las ofertas que hay de doctorado industrial (siempre que se incluya a una universidad catalana) en una página web.

¿El reto?

Seamos sinceros: tener un pie en la universidad y otro en la empresa suena genial. Suena genial al menos que ambas entidades no estén perfectamente alienadas y cada una tire por su lado.  Sin embargo, esto es lo bonito que tienen los retos: que están ahí para superarlos y, de lo contrario, nos aburriríamos.

¿Y bien?

¿Te lo estás pensando y tienes dudas? ¿O has participado en alguno de estos programas y tienes otras opiniones? No te cortes y cuéntanoslo.

Deja un comentario