Y entonces: la beca de «la Caixa»

Rate this post

Ese sería el título del capítulo de mi vida que empezó en septiembre de 2012 de la mano de una beca de estudios.

Unos meses antes, me habían otorgado una beca de estudios de la Obra Social «la Caixa» y me mudaba a la ciudad condal a cursar durante dos años un máster en Ingeniería biomédica. Los detalles son irrelevantes, pero no así la oportunidad que hoy os traemos.

¿Qué son las becas de «la Caixa?

Las becas de estudios de «la Caixa» te permiten realizar  estudios de posgrado en España, Europa, América del Norte y la zona de Asia Pacífico, y estudios de doctorado y post-doctorado en España. Si en estos momentos estás pensando en qué hacer los próximos años después de tu grado, máster o incluso doctorado, esta es una buena oportunidad para seguir leyendo.

¿Qué ofrecen las becas de la Caixa?

En resumen, todas las becas ofrecen la matrícula en una  universidad de la región que estás solicitando y  te aseguran una beca-salario para la duración de los estudios. Siendo sinceros, la beca-salario es uno de los principales atractivos porque te aseguran la subsistencia y te permite poder centrarte tanto en tus estudios como en desarrollarte en otras temáticas que puedas llegar a compaginar.

 ¿Y qué tal la experiencia?

Increíble. Al principio, el hecho de poder contar con tus estudios soñados y con una beca salario ocupan toda tu mente. Poco después te das cuenta de lo que realmente te han ofrecido: la oportunidad de formarte dónde y cómo quieres sin preocuparte en exceso por el aspecto económico al mismo tiempo que esa falta de preocupación te impulsa a no parar: puedes aprovechar para aprender nuevos idiomas, hacer actividades extra, viajar un poco… siempre y cuando sigas cumpliendo con los requisitos para que las becas se puedan renovar y que termines tus estudios. Además, el equipo de gestion de becas siempre está ahí muy atentos para lo que puedas necesitar a cualquier nivel y hacen un trabajo excelente.

Caso concreto: durante mis dos años cursando un máster en Barcelona dediqué mi tiempo libre (el mismo que antes habría dedicado a trabajar en una pizzería o en una oficina) a involucrarme en la dirección y gestión de entidades asociativas sin ánimo de lucro (asociaciones de estudiantes, vaya). Además, pude viajar y mejorar mis idiomas. Y todo esto en Barcelona. Las historias que me cuentan compañeros que han estado en China, Estados Unidos, Alemania, etc. son simplemente de película.

¿Y luego?

Las becas de «la Caixa» no terminan cuando acaban tus estudios. Por una parte, estas becas tienen un prestigio insuperable a nivel español y se te valorarán en tu CV. Por otra parte, la asociación de antiguos becarios se esfuerza por crear y mantener vínculos entre los antiguos becarios. De ahí surgen, como mínimo, actividades muy interesantes en las que puedes participar. Como máximo… bien: no hay máximo. Establecer relaciones personales y profesionales con gente con tus mismas inquietudes  y con el aura de formar todos de un antiguo grupo de estudiantes que fueron privilegiados en su día es importante.

¿Cómo se consiguen?

Lo primero que debes hacer es mirar si cumples el perfil. El nivel es alto y sigue subiendo año tras año, pero siempre vale la pena intentarlo. En la última reunión de  becarios nos informaron de que se resultan exitosas una de cada diez solicitudes. Estudia bien los detalles de las distintas convocatorias que podrás encontrar aquí. En cualquier caso, ponte algunas cuestiones que te ayudarán a preparar las becas:

  • ¿Tienes un plan formativo definido? ¿Hasta qué nivel de detalle lo tienes definido? ¿Cuadra ese plan formativo con tu trayectoria actual y pasada? Ten en cuenta que algunas de las becas se deben solicitar con un año de antelación. ¡Todo te debe cuadrar muy bien!
  • ¿Cómo piensas continuar luego con tu trayectoria futura? ¿Tiene todo sentido? ¿Cuáles son los huecos de tu propuesta de  valor?
  • ¿De qué forma crees que se revertirán los resultados personales que tú obtengas en la sociedad en general?

Sobre el proceso…

El proceso es sencillo pero largo y hay que trabajarlo. Se deben rellenar una serie de documentos, conseguir cartas de recomendación, experiencia académica y profesional, plan de estudios, etc. Luego, si has resultado pre-seleccionado, se pasa a la fase de la entrevista. Y luego, un cierto día te llega un email que te puede llegar a alegrar el día (o media vida entera).  Al portal se puede acceder desde aquí y la convocatoria actual estará abierta hasta febrero.

A la entrevista hay que llegar preparado. Saberse todos los detalles de tu solicitud no basta porque no sabes por donde van a llegar las preguntas. Llegas desde a saber dónde («la Caixa» cubre con los gastos de transporte) y tienes a un comité delante de ti preguntándote por cualquier cosa que tengan a bien. Aún recuerdo la última pregunta que me hicieron: «Si te cruzas al bajar en el ascensor con el presidente de la Fundación y crees que esa es tu última oportunidad para conseguir la beca, ¿qué le dirías?». Buena pregunta. Por suerte, no me crucé con esa persona en el ascensor de bajada…

¿Lo vas a intentar?

Posdata: ¡y sí! ¡estos de la Obra Social «la Caixa» hacen unos videos geniales!

 

Deja un comentario