Antonio Navalón despotrica sobre los ‘millenials’ en El País

Rate this post

Estimado Antonio Navalón,

Soy Jesús Escrivá Muñoz y nací en julio de 1987. No tengo monopatín, pero vivo, curiosamente, a unos exactos tres minutos de la plaza esa que aparece repleta de jóvenes en monopatín en la foto que acompaña en Twitter a esa perla de artículo que ha publicado hoy en su columna de El País. Así que, por lo visto y siempre según el mencionado artículo, tengo todas las papeletas de ser “dueño de la nada”, “incívico” e “irresponsable”, “sin aspiraciones políticas o sociales” ni “vinculación con el pasado” o “ideas”, “indiferente” y, en el mejor de los casos, mi único objetivo vital es “vivir con el simple hecho de existir”.

Aún no he conseguido terminar de entender si usted opina que la tecnología es la causa o la solución a todos los males que aquejo. En realidad, hay muchas cosas que no acabo de entender en su artículo pero, en cualquier caso, le voy a explicar con una sola palabra la causa de muchos de los males de mi generación: usted.

Usted, valenciano nacido en los cincuenta, es el prototipo de una gran generación, aquella que será recordada por alumbrar a otra generación, la mía, que será menos rica que la de sus padres. El problema no es que los millenials no tengamos un proyecto de futuro. Es que su generación, en vez de asegurarnos un futuro mejor, decidió robárnoslo. Su generación ha utilizado a su antojo las mismas reglas que se pusieron hasta el punto de que se podrían montar clubes sociales en las cárceles españolas. Rompieron el contrato social. Robaron todo lo que quisieron y evadieron todos los impuestos que quisieron a base de ladrillo y corrupción. Y ahora se permite el lujo de criticar los valores de toda esa generación que usted parió y estafó…

Permítame a mí una recomendación: utilice parte de los dos millones de euros que usted debía en 2015 a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria para darse una vuelta por el mundo y conocer cómo los millenials sobrevivimos al mundo que nos ha dejado usted como legado. O dese una vuelta por internet. En España, tenemos a la generación más preparada que nunca han visto nuestras calles: nos sobran los grados, los másteres y los idiomas. Trabajamos en donde sea y, muchas veces, como sea. Y sin embargo, nuestros padres ven con impotencia cómo estamos volviendo a casa y retrasando la creación de nuestras familias.

No se engañe. Usted no está descontento con mi poca implicación política ni con mi falta de valores. A usted le molesta que yo no juegue a sus políticas y a sus valores y tenga los míos propios. A fin de cuentas, lo que le jode infinitamente es que ahora el mundo pertenezca cada vez más a mi generación y menos a la suya.

No se preocupe por nuestra falta de vínculos con la historia. Nosotros, los millenials, transformaremos su fracaso en éxito para no ensuciar excesivamente los libros de historia. Ya estamos en ello. Y, por supuesto, nunca olvidaremos la gran lección de su generación. Porque mi hijo sí que vivirá mejor que yo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

2 comentarios en “Antonio Navalón despotrica sobre los ‘millenials’ en El País

  1. Gran artículo y enorme la respuesta a la ignorancia de algunos!
    Por el bien del debate y por buscar una explicación a la opinión del señor Navalón, dejo el enlace a un video que reflexiona acerca de esta incomprensión y desdén que se siente siempre hacia las nuevas generaciones:

    Saludos!

    • Manuel, muchas gracias por tu comentario. El video sobre la juvenoia (miedo e incomprensión a la generación posterior) es realmente interesante. Sólo esperemos que a nosotros no nos dé tan fuerte cuando nos llegue el momento 🙂

Deja un comentario